• Mar. Nov 29th, 2022

Radio Mapuche Aukinko

Una Ventana a la Cultura Mapuche

Caso #PabloMarchant || Informes del SML y la PDI desestiman que disparo mortal haya sido a “quemarropa”

Jul 22, 2022

Sendos informes del Servicio Médico Legal y de la Policía de Investigaciones desestimaron que Pablo Marchant, abatido en un enfrentamiento con Carabineros el 9 de julio del 2021 en terrenos de la forestal Mininco en la comuna de Carahue, Región de La Araucanía, haya muerto producto de un disparo a “quemarropa”.

Aquella hipótesis fue planteada por un perito privado contratado por la familia del joven, integrante de la Coordinadora Arauco Malleco. Según ese pre-informe, elaborado por Bernardo Morales, otrora jefe de Tanatología del SML, y quien no ha entregado el documento completo a los investigadores, apuntaba a un “mecanismo de ejecución” en circunstancias de que Marchant presuntamente estaba de rodillas y que los efectivos policiales habrían apoyado un arma en su cabeza, al analizar antecedentes que estaban en el expediente del homicidio, según publicó en noviembre del año pasado el medio digital La Otra Diaria.

En este marco, la Fiscalía solicitó al SML un informe tanatológico médico legal para revisar lo sostenido por Morales; estableciendo mediante el nuevo estudio la inexistencia de algunas características morfológicas de la herida producida por el proyectil, lo que descarta la hipótesis del perito privado, de acuerdo con La Tercera.

Al igual que en su informe inicial, el Servicio primero mantiene que la causa de muerte de Marchat fue un “traumatismo encéfalo craneano (…) por herida con arma de fuego, escopeta”

Luego, sostiene que los bordes de la herida “están limpios, sin ahumamiento ni quemadura en la piel, solo erosión y contusión, lo que nos demuestra que el taco ya se había abierto antes de penetrar la piel”. A juicio de la doctora Nubia Riquelme, quien elaboró el informe, si se hubiese disparado a quemarropa “los perdigones más el taco disparados a corta distancia, actuarían como proyectil único, pero a mayor distancia se van dispersando, y su área de dispersión está en relación a la distancia que separa la boca del cañón del punto de impacto del proyectil, y en esta lesión hay perdigones en el borde superior de la lesión de cuero cabelludo, y también los hay en el borde inferior de esta lesión”.

Morales planteaba que la herida de Marchant “reúne todas las características de un disparo con apoyo del cañón en el punto de entrada del proyectil balístico”. El SML establece que para que aquello sea cierto “en los orificios de entrada, dependiendo de la distancia, la pólvora deja indicios por gases de la explosión, por la llama, el humo y granos de pólvora; la llama provoca quemadura y los pelos se queman, quedando torcidos y la quemadura en ocasiones suele verse de color amarillento, en la piel se pueden encontrar granos de pólvora no quemada; en disparos a boca de jarro, el humo se deposita sobre la herida y la ennegrece”.

Sin embargo, en este caso, “si bien hay desgarros de cuero cabelludo, estos fueron producidos por las fracturas de la calota al estallar por la onda expansiva del disparo (…) no había en los bordes coloración negruzca, ni ahumamiento, tampoco había cabello quemado en esta área”.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *